Gestión Energética

gestion energetica

 

 

 

"La Fórmula para Ahorrar Energía Sin Invertir". La Gestión Energética es el arma perfecta para mejorar la competitividad de su empresa, para reducir sus gastos y mejorar sus balances. No se trata de un coste, sino de un ahorro.

 

 

¿Qué es la Gestión Energética?

Se define como un estudio integro que analiza la situación actual del consumo energético e implanta sistemas de control de la energía. Simultáneamente, busca alternativas en fuentes de energías renovables y la protección medioambiental, tanto en el diseño del proyecto como en la ejecución  y coordinación de las instalaciones.

La gestión energética debe contribuir a fijar los objetivos a corto, medio y largo plazo para conseguir la optimización de los recursos energéticos, así como establecer las medidas, acciones y modificaciones que permitan reducir el consumo de energía.

Para lograr gestionar de manera eficiente las instalaciones consumidoras de energía resulta imprescindible la incorporación de la figura del "Gestor Energético" en nuestros procesos. Será quien se encargue de velar por la eficiencia energética a través de actuaciones de mejora y mantenimiento de las instalaciones eléctricas, de alumbrado y térmicas, potenciando medidas de ahorro y eficiencia con la finalidad de una reducción de la facturación energética.

La figura del gestor energético es adaptable a todos los sectores y a cada caso concreto. Por ello, tenemos en cuenta a la hora de su implantación, si la energía supone un porcentaje importante en su proceso productivo o no y cuál es su consumo energético.

Tareas del Gestor Energético

  • La principal tarea de esta figura es la de controlar de manera periódica el consumo de energía de la instalación.
  • Búsqueda de los motivos de excesos en los consumos para su corrección.
  • Supervisar el buen mantenimiento de las instalaciones.
  • Mantener sus costes energéticos al mínimo.

¿Cómo se realiza una Gestión Energética?

PASO 1: Realización de un correcto análisis de la situación inicial: Diagnósis Energética.

  • Sirve para establecer los parámetros iniciales de ahorro a corto y medio plazo
  • Dentro de este análisis y como pieza fundamental del mismo, se encuentra la realización del flujo de grama del uso de la energía. Es decir, cómo se consume la energía y establecer a su vez una línea base de demanda y consumo.
  • Puede resultar necesaria la instalación de equipos de medición de cualquier tipo de energía.

En este paso pueden conseguirse ahorros superiores al 20% simplemente con una adecuada optimización de las instalaciones.

PASO 2: Establecimiento de aquellas medidas que puedan necesitar pequeñas inversiones y la valoración de sus amortizaciones que no deben superar los 5 años.

PASO 3: Evaluación, control y gestión de los planes de mantenimiento e instalación de equipos (asegurándose que se cumplen las normativas y los parámetros de eficiencia prefijados).

PASO 4: Establecimiento de aquellas medidas de largo plazo y grandes inversiones.

El planteamiento  general de la gestión energética, es que con los ahorros conseguirdos se puedan realizar todas aquellas acciones que produzcan un ahorro rápido y directo.

¿Para quén es necesaria la Gestión Energética?

Es útil y necesaria para todos aquellos  consumidores a los cuales la energía les afecta en su resultado de explotación.

Desde pequeño comercio, hostelería, PyMES, edificios de uso terciario como colegios, residencias, hoteles... y en definitiva cualquier empresa consumidora de energía. Por ello, se han desarrollado diferentes aplicaciones o apartados según el consumo y el uso de la energía.

¿Qué Beneficios reporta la Gestión Energética?

  • Reducción de kWh, ya sean eléctricos y/o térmicos.
  • Disponer del mejor precio posible para la energía consumida y sacarle la mayor rentabilidad al €/kWh.
  • Cualquier pequeño ajuste en las instalaciones puede conllevar importantes ahorros.
  • Reducción de emisiones de CO2.
  • Mejora de la Sostenibilidad.

A continuación te presentamos diferentes fórmulas de gestión energética para que elijas aquella que más se adapte a tus necesidades, sin olvidar que tras el análisis previo la Gestión Energética se adaptará aún más a tu empresa.